Blinsegur | seguridad y vigilancia privada

La problemática de la  pandemia del COVID-19, nos ha sorprendido prácticamente, aunque existen estudios que permitirían haberlo podido calcular y mitigar el profundo impacto en vidas que nos deja.

Aún nos encontramos en un territorio desconocido con esta pandemia en rápida expansión que ha cambiado para siempre la forma en que operamos, trabajamos y vivimos. En tiempos caóticos como estos, es fundamental que las empresas tomen medidas proactivas para garantizar la salud y la protección de todos los empleados mientras se preparan para regresar al trabajo.


A medida que los efectos de COVID-19 se integran en nuestra vida cotidiana, la importancia de las soluciones de control de acceso ha aumentado rápidamente. Antes de que los empleados regresen al trabajo, las empresas deben dar un paso atrás y considerar los próximos pasos para prepararse para el nuevo modelo. La realidad es que los lugares de trabajo están cambiando y se verán diferentes después de COVID-19.


Sin embargo una de las grandes soluciones para el control de acceso que asegura la seguridad y salud de los usuarios que cuentan con la debida autorización a los aspectos físicos y digitales de una empresa. Una red en todo el edificio puede proteger indiscutiblemente al personal, los contratistas, los datos, los equipos y otras propiedades.

Es así como una de las grandes


soluciones son las tarjetas de acceso, las tarjetas de identificación y las aplicaciones para teléfonos inteligentes son las partes principales del sistema de control de acceso. Los datos de los usuarios verifican su identidad y el
lector le concede permiso sobre la base de la información almacenada.


Aunque muchas empresas están trabajando de forma remota, a medida que las empresas comienzan a reabrir y los
empleados regresan al trabajo, es necesario que exista un plan de seguridad para proteger a los empleados y visitantes. Los empresarios han recomendado posibles cambios en las operaciones del lugar de trabajo y podrían incluir
horas de operación actualizadas, estaciones de trabajo sociales distantes, protocolos de limpieza y conserjería, y controles de temperatura y exámenes de salud de los empleados.